viernes , 24 noviembre 2017

3 Claves para Mejorar la Transición Ataque-Defensa

photo credit: SSShupe via photopin cc
Uno de los puntos fuertes en los que debemos incidir durante el camino formativo de un jugador de baloncesto, es el cambio de ritmo. No sólo debemos entenderlo desde el enfoque de las acciones ofensivas (con bote, sin balón para desmarcarse de su par, salidas de bloqueos indirectos…), sino que el cambio de ritmo, debe ser también visto como la capacidad del jugador a cambiar el chip rápidamente desde situaciones de ataque a la defensa, o viceversa, desde una posición defensiva, a como un resorte salir disparados hacia el campo de ataque, después de un rebote, una violación de pasos, o un robo de balón de un compañero.

Con este artículo sólo quiero introducir este concepto, en muchas ocasiones olvidado, y compartir algún detalle que considero a tener en cuenta a la hora de mejorar en las situaciones de transición de ataque-defensa o defensa-ataque.

Mecanizar la activación desde situaciones habituales de juego.

La rápidez para pasar de atacar a defender se basa, en que el jugador esté concentrado y tenga clara la norma que le marca su entrenador. Como todo, esto también se entrena. Después de canasta presionamos?Si un compañero hace un tiro, cargo el rebote de ataque, o bajo a cerrar nuestra canasta? Me piden que vaya a presionar al base para dificultar el primer pase del contraataque?? Si estamos defendiendo, pierden un balón y nos toca sacar de banda,¿Quien saca? el más cercano a la zona? un jugador preestablecido??Quien va a recibir y quien corre??
Es cuestión de tener unas normas establecidas, y que nuestros jugadores no tengan opción a la duda. Esto debe ser mecanizado todo lo posible, y trabajado aprovechando a hacer hincapié durante cualquier situación del juego.

Reforzar la toma de responsabilidades individuales y colectivas de los jugadores cuando están en pista.

Una error muy común que cometemos los entrenadores, sobretodo en categorias de minibasket, es que pretendemos jugar más de la cuenta a la “playstation”. Anulamos la iniciativa individual de nuestros jugadores, pretendemos dirigir los partidos de forma literal. Nuestra participación debe ser enfocada más como canalizadores/vigilantes de que se juegue dentro de unas normas, con un estilo, que como los directores de que se haga lo que constantemente estemos mandando. Para lograr ese cambio de chip, esa concentración, debemos hacer a los jugadores responsables de que se enteren de lo que ocurre, se organicen entre ellos, y nosotros tratar de ayudarles a reconocer esas situaciones de transición. Al principio habrá que estar más encima y poco a poco ir dejando que sean los jugadores los que se activen entre ellos.

Pasar instantaneamente de página. Quitar importancia a los errores en ataque para minimizar bloqueos mentales.

Lo hecho, hecho está. Hay que ayudar al jugador que pierde un balón, falla un tiro “fácil”, hace unos pasos, o pierde el balón en un pase, a que pase de página a la velocidad de un chásquido de dedos. Nunca seremos rápidos y efectivos en pasar de atacar a defender, si nos revolcamos en el error. Rumiar los errores, no sirve más que para abrir las puertas a enlazarlos con otros. Ya habrá entrenamientos para mejorar, y para corregir. No sirve de nada que el jugador se “fustigue” poniendo caras de lamentación por haber cometido algún error; lo que tiene que hacer es pasar a la siguiente acción sin perder ni un segundo. Para ayudarles a lograrlo, pasa porque nuestra actitud sea más paciente, y dejemos que siga el partido sin hacer sangre de cada tropiezo que puedan tener nuestros jugadores.

Espero que estos tres puntos, sirvan para hacer reflexionar sobre este concepto, que como comentaba, muchas veces lo tenemos olvidado, y que bien trabajado puede marcar la diferencia.

Por favor, si tienes algún detalle más que puede ayudar a completar mi artículo, no dudes en compartirlo en forma de comentario, o a través de las redes sociales, en las que estoy.

Sobre Adrián Arboleya

Creando Tubaloncesto.es desde Diciembre del 2009 | Motivación, implicación, colaboración, siempre buscando nuevas perspectivas. | Entrenador en el Real Grupo de Cultura Covadonga de Gijón. | @adryac Linkedin

Deja un comentario